Entrevista realizada por Rosa Muñoz

Comisario. Fernando Barrionuevo

Marie-Pierre Guiennot quería ser artista. Lo tenía claro desde joven. Ya a los quince años empezó a apasionarse por los contrastes del blanco y negro y dibujaba constantemente en pequeños formatos. Su influencia inicial fue Toulouse-Lautrec.

 

Marie-Pierre Guiennot, con su acento tan marcadamente francés, me cuenta entusiasmada cómo devoraba los libros de arte y cómo en esa época, en plena adolescencia le interesaban las obras figurativas. 

 

Dos obras me impresionaron profundamente y cambiaron el curso de mi vida, una de Jacques Monory descubierta por casualidad en una galería de París, y “El Guernica” entonces expuesto en el Museo del Prado de Madrid.

 

En el relato de su vida destaca la importancia de los numerosos encuentros que ha tenido con diferentes artistas a lo largo de su historia, pero que uno es el que realmente le parece memorable. Georges Noël. En ese momento se produce un antes y un después en la vida de Marie, hasta el punto que aún a pesar de su desaparición en 2011, ella mantiene su convivencia artística. 

 

Hace una larga pausa, mientras seguimos caminando y me confiesa que durante casi 10 años tuvo la suerte de compartir con él, con Georges, su estudio en París, disfrutar de su experiencia fantástica, de sus  60 años de creación en el que frecuentó y trabajó con los principales artistas contemporáneos. 

 

 
L´état d`âme . 2011
L´état d`âme . 2011

Georges Noël me legó sus materiales, que yo utilizo de manera exclusiva y hoy los mismos son la base de toda mi producción artístico. Así que cada trabajo que realizo, ya sean dibujos, pinturas o instalaciones son una parte de mi vida y de mucha emoción con él.

 
 

Marie-Pierre Guiennot, es pausada en su conversación. Su cara siempre mantiene un sonrisa de cordialidad, de agrado, pero aún a pesar de su aparente fragilidad, en sus respuestas y argumentos expresa una gran fortaleza. Nos vamos hacia su estudio, inundado de materiales y objetos, grandes montañas de radiografías. Antes de continuar con nuestra conversación me prepara un café. Ella se toma un té.

 

 

Entonces, si miras con perspectiva tu trayectoria profesional, en la que como dices Georges Nöel ha sido y sigue siendo parte fundamental de la misma ¿personalmente has cumplido todo lo que te propusiste hacer? . ¿A qué has renunciado?.  ¿Qué te queda por hacer?

 
 

Verdaderamente reconozco que nunca me he propuesto objetivos a largo plazo. Mi vida la he marcado en términos de proyectos, de viajes personales y de encuentros. Lo más importante para mí es avanzar en mi trayectoria artística pero sin desviarme jamás de mi mundo interior. En esto además me ha aportado mucho Georges. Los encuentros y las experiencias inducidas enriquecen mi espectro creativo y alimentan mis pensamientos sobre el significado de mi trabajo. La alquimia del intercambio y  del descubrimiento, el deseo de encontrarse a sí mismo a través de los viajes, conocer otras culturas y otros idiomas son ahora las principales claves de mi creación, reaprender a aprender, para continuar descubriéndome. La aventura se escribe cada día jalonada por novedades enriquecedoras humanamente, como fue el caso con Fernando Barrionuevo y contigo  durante la exposición en el Museo de Almería este año. Cuando uno se mantiene fiel a sus fundamentos de vida, las cosas se desarrollan paso a paso para al final construir una conducta artística en perfecta armonía con el sentido profundo de su vida.

 

Tus obras giran en torno a un material, casi díría que es la base de tus creaciones, las radiografías. En ese sentido ¿cómo defines el "estilo" de tu obra y cómo es tu proceso creativo?

  

Cada persona que se acerca a mi obra puede definirla de manera personal basándose en su propio espectro de conocimientos y por supuesto depende también de su sensibilidad. No sé si realmente se puede definir mi estilo, claro que hay siempre inspiración e influencia de lo que me rodea en la vida. Me rodeo de librepensadores y por suerte, tengo la dicha de contar entre mis amigos con músicos, poetas, escritores o artistas polimorfos que me colman con su creación, pero realmente de ellos no me atrevería a definir con precisión sus estilos. Para sentir una emoción debo verles, leerles o escucharles. Realmente lo que principalmente me emociona es el resultado de sus creaciones. En este sentido, creo que el arte es, sobre todo, una relación personal entre el artista y su obra y la unión que con su público se ejerce de una manera u otra. 

 

 

Para orientar a tus lectores sobre mi obra, trabajo en la representación simbólica del cuerpo físico y mental a través de radiografías que recojo en hospitales. Hago convivir las almas de los vivos y los muertos en un mosaico reconstruido, donde la luz y la verdad grabada están revisadas y desviadas. En cierto modo es una manipulación de  los cuerpos físicos con las radiografías con el objetivo de acercarme a las almas. Es abrir un camino entre el ser y el parecer, lo cierto y lo incierto, el lugar que debemos tener y la idea que tenemos del mismo.

 

 

Marie me muestra las radiografías, los ingentes volúmenes de radiografías y continúa hablando. Mientras me relata sus métodos y procesos me involucra en el material, le dota de vida a algo que tan distante queremos tener de nosotros. 

 

Trabajar con soportes de radiografías me permite abrir un diálogo, mantener una ambigüedad sobre las diferentes etapas del ciclo de la vida y probablemente ocultarlas mostrando así las dudas que me asedian. Me gusta mucho trabajar con este soporte de radiografías porque la ligereza de las mismas contrasta con su  gravedad así como, el peso de los lazos que jalonan la evolución de nuestro ser interior. También intento proponer una especie de galimatías del ser, en el sentido de que se convierta en un escrito inescrutable. 

Fotografía de: Marie-George Stavelot
Fotografía de: Marie-George Stavelot

Todo artista trabaja en soledad, en su estudio y con sus pensamientos. Por lo que me has contado hasta ahora intuyo que te gusta compartir tus procesos, tus pensamientos y reflexiones pero ¿ y mientras trabajas, compartes de la misma manera la vida de tu estudio en pleno proceso o por el contrario, sólo muestras la obra una vez acabada ? ¿ Crees que la obra se debe explicar al público o solo debe basarse como me has comentado en la emoción ?

 

Habrás notado que no desvelo mucho en mis respuestas a  tantas preguntas que me haces, por muy interesantes que estas sean, que lo son. Es simplemente por pudor y sensibilidad. Normalmente no suelo dar muchas claves en la explicación sobre mi trabajo, no me gusta tomar la iniciativa en ese sentido. Lo que me interesa es hablar con el público. Que sea él el que de el primer paso de manera que si se establece un diálogo, no seré yo la instigadora, no me entrometeré en sus preguntas, pero sí les acompañaré en todo su deseo de explorar mis mensajes artísticos. 

 

Respeto mucho las elecciones de cada persona, de sus gustos y de sus sensibilidades. MI interpretación es sólo uno de los aspectos que forma parte de la  perspectiva de los otros. 

 

De hecho la mayoría de mis obras no tienen título salvo para las instalaciones. No quiero  imponer al público ninguna connotación.

 

Me nutro de la mirada que otros ponen sobre mi obra y a menudo profundizo en ella cuando además surge un diálogo improvisado sobre la misma siempre y cuando sea transcendente para mí, por lo que inevitablemnte me empuja mucho más a reflexionar sobre mis procesos de creación. 

 

Raramente trabajo en público, es un mundo interior que no revelo, la alquimia de mi estudio sigue siendo un área cerrada, donde salen las obras que se expondrán. Yo sólo ejecuto mis deseos que tengo el placer de enseñar, nada más.

Marie, evidentemente al artista le interesa mostrar su obra al público, en tu caso la obra en sí misma. Muchas veces a los artistas se les “juzga” por una serie, o por una etapa de su vida. En tu caso al no explicar el proceso o el sentido, para no coartar al público asumes quizás más riesgos. En ese sentido ¿ cómo recibes las críticas ?

 

Cada obra realizada y enseñada es una exposición en sí misma, aceptar el punto de vista de los demás es una conducta que me sigue desde el principio de mi trayectoria artística. El camino que he elegido es el de la libertad sin compromiso, mi trabajo es una continua introspección que comparto con el público. Claro que es agradable leer una buena crítica sobre tu trabajo, lo confieso con franqueza, sin embargo, el rechazo, por parte de algunos, sobre mi creación no me desmoraliza. 

 

Elegí una línea de expresión que no puede sufrir ninguna ligereza y me mantengo fiel a mis sueños que se materializan en mis creaciones. Estar sola en mi trayectoria artística nunca me ha asustado, busco y avanzo.


Han pasado tres horas desde que comenzamos esta conversación. Tanto Marie como yo continuamente estamos interrumpidas por el móvil. Mensajes, llamadas, notificaciones... Es el mundo en el que vivimos. La situación es compleja, es difícil. Hablamos sobre ello.

 

¿Qué piensas del momento actual, del contexto socio económico en el que España se encuentra? ¿Influye ésto en tu obra? ¿Y en los artistas?

 

Hoy en día  el arte es una mercancía, el artista está interconectado con los engranajes económicos que le rodean. Vivir de tu arte es un “graal”, es decir un deseo para muchos, y pocos son los que lo logran. Con la crisis, los gobiernos cortan los presupuestos para  la educación, la salud, la cultura, pero siempre encuentran recursos para bombardear tal o cual país.

 

A menudo dicen que los artistas somos los guardianes frágiles y que normalmente estamos adelantados al resto de la sociedad y es por eso por lo que uno de nuestros retos es denunciar la locura de un sistema obsoleto donde las apariencias te obligan a vender y a consumir  cuando la clave está en el ser.

 

En ese sentido mis obras están en sintonía con la realidad, por ejemplo, mis últimos trabajos, los que he presentado en Doce Dodici para Milán se centran en temas transversales que nos afectan a todos. 

 

En “Terre éther”, exploro las representaciones que son dadas para definirnos, que se centran principalmente en la imagen física y social. Quise profundizar la visión dada a la fragilidad de estos códigos grabados en el bronce. Detrás del parecer definido y aceptado me pregunto por la inestabilidad y la movilidad permanente de nuestra mirada en curso en las definiciones estabilizadas, para dar paso a una interpretación nueva y decididamente mutante, como es nuestra vida diaria a la luz de los acontecimientos que nos afectan. Cada nuevo hecho o situación que vivimos cambia nuestra vida para siempre, es esta parte de nuestra representación evolutiva la que quiero mostrar en esta instalación.

 

Terre éther. Obra para Doce Dodici
Terre éther. Obra para Doce Dodici

En “Eu Gennaô”, es la idea del camino que se nos impone. En nuestra lápida, una fecha de inicio y de fin rodea los sueños y la alquimia de toda una vida. La normalización nos formatea y guía la mayor parte de nuestra decisión para llegar a hacer de nuestra vida una partitura orquestada en el concierto del interés común. No hay necesidad de ser, el parecer y su mundo comercial triunfan con su altivez autócrata. Esto viene directamente de la representación de nuestro nido de nacimiento que hace que el sujeto humano es suficiente consigo mismo como el único apoyo existencial. ¡Circulád! ya no hay nada que ver, la vacuna de “lobotomización”, es decir la uniformización ideológica está integrada, es suave y eficaz, sin dolor y pronto reembolsable por la seguridad social, la participación de la audiencia está creciendo, ¡el público es conquistado!

 

Eu gennaô. Obra para Doce Dodici
Eu gennaô. Obra para Doce Dodici
S/T. Obra para Doce Dodici
S/T. Obra para Doce Dodici

Es hora de partir. Regreso a Almería. Ha sido un día intenso, para mí fructífero. He aprendido mucho de Marie. 

Marie-Pierre Guiennot, me ha mostrado muchas claves. Tengo deseos de ver sus próximas obras. Sus resultados.

En los encuentros que hemos tenido en diferentes ocasiones he observado que disfrutas hablando, dialogando como tú expresas, con jóvenes artistas. Intuyo que te sientes bien junto a ellos. ¿Qué consejos le darías?

 

 

Léo Ferré es un cantautor francés que dijo “à l’école de la poésie, on n’apprend pas, on se bat" (en la escuela de la poesía, no se aprende, se lucha). Podemos extender esa máxima a toda la actividad artística. La subjetividad de una mirada o el análisis de una obra determinada, convierte el  resultado del proceso de creación en algo totalmente aleatorio. El reconocimiento solo es un atributo utilizado para justificar un mundo esencialmente comercial. Con toda sinceridad,  deben seguir sus propias ideas y llegar hasta el final de su lógica creativa, tener paciencia, pero también una gran cantidad de espontaneidad y determinación, y dejar que las cosas sucedan. La trayectoria artística es, ante todo, una búsqueda personal, no importa el resultado,  únicamente es importante el camino.

 

S/T. Obra para Doce Dodici
S/T. Obra para Doce Dodici

Por último, ¿qué mensaje quieres transmitir a los lectores ?


Agradecerles el tiempo concedido a descubrirme a través de tu entrevista. Les aconsejo que vendan sus televisores y con el dinero recaudado, compren una obra de un artista vivo, ya que es la mejor manera de seguir teniendo arte circulando. Y ahora un poquito más en serio quisiera acabar con estas palabras de Gilles Deleuze: “el arte es lo que resiste: resiste a la muerte, a la servidumbre, a la infamia, a la vergüenza”. 

 

Gracias a vosotros y a todos los lectores. 

 

MECA Mediterráneo Centro Artístico

C/ Navarro Darax 11. 04003 Almería. España

M: +34 620 938 515 . M: +34 626 460 265  

 

meca@centromeca.com