Entrevista realizada por Rosa Muñoz

Comisario. Fernando Barrionuevo

Antonio de Diego Arias es un artista nacido en Madrid pero residente en Almería, en Alhama de Almería, una tierra que le ha marcado para toda una vida desde que se trasladó hace más de veinte años. Allí tiene su estudio, rodeado de naturaleza, completamente apartado de la zona urbana. Es un mensaje claro de cómo le gusta trabajar a Antonio. En soledad, siempre en soledad. 

 

¿ En ese sentido se puede decir que recelas de compartir tus procesos creativos ?

 

Realmente me gustaría compartir más mis pensamientos dentro de mi proceso creativo pero la singularidad de mi espacio-tiempo y contexto lo dificulta por el aislamiento y la falta de interlocutores que puedan ejercer un complemento si no crítico en su especificidad si al menos valorativo al trabajo que desarrollo. Por tanto la mayoría de las veces las obras son percibidas  en su exposición y no siempre hay la continuidad deseable.

 

¿ Cómo crees que deben dialogar tus piezas con el público observador ?

 

La obra más allá de las consecuencias de su contemplación individual, considero que una serie de pautas pueden ayudar a la aproximación del observador tanto a la obra específica como más importante al creador de las mismas. Facilitando la comprensión del marco en donde las obras y los procesos son generados, posibilitamos el acercamiento al espacio-tiempo en donde nos ubicamos, ayudándonos a conocernos un poco mejor.

Caja con cuerdas
Caja con cuerdas

¿ Marcas diferencias entre el proceso de producción de tu obra y la obra en sí como concepto global ?

 

Para contestar con honestidad creo que prima más la prioridad del proceso creativo que el desenlace  del mismo,  ya sea en la propuesta, como la posterior puesta en presencia del público. Seguramente si la necesidad de mostrar mi trabajo hubiera sido más determinante algunas situaciones y  aspectos en mi vida serían ahora diferentes.

Por otro lado debo señalar cierta marginalidad auto provocada con mi residencia en Almería, en donde las limitaciones en lo público como en lo crítico son evidentes, me ha permitido no tener una ansiedad por la visualización de mi trabajo. Si bien es cierto que en este mundo de lo “ Global ” la ubicación física del proceso creativo ya no es determinante.

 

¿ Y cómo te enfrentas a las opiniones y a las críticas sobre tu obra ?

 

En cuanto al riesgo creo que asumo todo lo que el” hecho creativo “exige, tanto en lo formal, lenguajes, técnicas o percepción crítica. El riesgo no radica en la observación por terceros sino en la realización, en los procesos creativos que determinan su génesis, en el vacío que con lleva toda aproximación a lo desconocido. Si uno no opta por estar en la linde, en el borde, en el límite es difícil encontrar, descubrir o realizar nada que valga la pena.

 

¿ Tomando tus palabras, en qué parte del borde se encuentra ahora el artista en España ?

 

Considero que estamos en una travesía del desierto en donde la visión del Arte Contemporáneo como la Contemporaneidad misma están en una profunda descomposición, alejadas de la percepción global de la realidad que las formas más depredadoras del capitalismo están imponiendo.


Hay un profundo alejamiento entre las realidades actuales y los procesos creativos que se generan, incluso la figura del artista como vértice, guía ha perdido su vigencia difuminándose en este magma viscoso que es la modernidad ( en todas sus acepciones ). El acceso a las nuevas tecnologías está posibilitando una aparente democratización de lo artístico en donde todo individual, se asemeja a un probable “ yo “ artístico. Pero con todas las dudas y temores que esto implica, incluso su banalización.

 

La figura del artista está por redefinirse, una profunda perplejidad nos rodea ya sea en el desarrollo del trabajo creativo, en su percepción e incluso diría en  la esencia de su existencia misma.

 

Lo paradójico deja de asombrarnos para ser un espacio de trabajo indispensable hoy en día.

¿ En tu caso cuándo te definiste como artista ? 

 

Casi diría, que dos años antes de entrar en la Universidad tuve la fortuna de encontrar un “marco” muy especial en el instituto donde estudiaba el “ García  Morente ”. Allí ,coincidí con una serie de profesores que despertaron dentro de mí  inquietudes que desconocía o que aún no se habían manifestado claramente . Con la asistencia al teatro , exposiciones de arte contemporáneo, conferencias, lecturas de libros no convencionales, talleres… - todo ello en una convivencia que iba más allá de la mera asistencia a clases  y en un entorno increíble como era el Madrid de finales de los setenta y principios de los ochenta- nació dentro de mí,  la necesidad de conocer y conocerme dentro de la relación con lo “otro“ en toda su extensión a través de un espacio de introspección como son las arte pláticas. También fue determinante el año que estuve acudiendo a los talleres de dibujo del natural en el Circulo de Bellas Artes de Madrid de la mano de mi profesora de instituto Isabel Soriano que fue mi mentora y amiga, en esta difícil decisión de estudiar la carrera de Bellas Artes. Si bien es cierto que a esa edad uno es aun bastante inconsciente de la complejidad que entraña dedicarse al mundo del Arte.

Obras para Doce Dodici en Milán, de MECA
Obras para Doce Dodici en Milán, de MECA

¿ Y desde entonces y hasta ahora y debido a esa complejidad, a cúantas cosas has renunciado ?

 

Descartar, no descarto nada porque el propio concepto de la creación es un espacio abierto y los tiempos no son estrictamente de carácter lineal o secuencial. Más bien son los deseos o la vanidad los que pueden no ajustarse a los desenlaces que en mi vida se han ido produciendo. Me considero un corredor de fondo, y es la” necesidad intima y vital por la creación, la experiencia del proceso que experimento”, la que me mantiene evitándome caer a veces en el desaliento o la frustración.

 

No puedo negar que una mayor autonomía en los recursos económicos así como una mayor exclusividad en la dedicación a los procesos creativos me habrían probablemente generado una mayor autosatisfacción que también habrían ayudado a mi familia en la convivencia, no siempre fácil con mi “ yo ” creativo. Por otro lado, también soy consciente de disfrutar de un “ espacio creativo ”  no solamente  en sentido físico, alejado de las ataduras y servicios del mercado del arte.

 

Hablemos del estilo de tu obra. ¿ Cómo lo defines ?

 

Mi “estilo creativo” quizás sea consecuencia de la necesidad de comprender, explorar y aprehender los distintos planos de la realidad en que lo “ humano ” se inserta. Para ello intento utilizar nuevos “campos plásticos” con la utilización de diferentes recursos materiales, no siempre convencionales. Los procesos técnicos, la continua búsqueda de nuevas posibilidades es en mi obra, indisociable del trabajo conceptual que late en cada una de mis propuestas plásticas. Doy una gran importancia a la presencia de los “ inmateriales ” en  el entorno de la expresión de la realidad, del “ ser” con lo “ otro”, y en su plasmación estética o poética.

 

Considero también muy importante el hecho del “ hacer ”, de cómo se realiza- el proceso- y de cómo se presenta la obra. En mi creación , la intensidad y complejidad técnica son muy acentuadas y me exigen un enorme esfuerzo de auto aprendizaje, hay una dialéctica, un doblez en sus posibilidades que son en sí génesis de la propia creación.


Para finalizar, ¿ qué les dirías a los lectores ?

 

Que no decaigan en el desaliento que en el acceder y aprehender las diferentes posibilidades de la creación uno puede encontrar. Que toda aproximación es parcial y por tanto huir de dogmatismos, de imposiciones; fluir por los mil senderos que la creación nos posibilita, entendiendo a todos y cada uno de ellos como una posibilidad única de conocernos mejor y entender nuestra realidad en todos sus infinitos planos.

MECA Mediterráneo Centro Artístico

C/ Navarro Darax 11. 04003 Almería. España

M: +34 620 938 515 . M: +34 626 460 265  

 

meca@centromeca.com