ENTREVISTA A MÓNICA VÁZQUEZ AYALA

CON MOTIVO DE SU PARTICIPACIÓN EN MECA PHOTOESPAÑA 2020

¿Cómo te definirías en tres palabras?

 

Hay muchas Mónicas en mí que fluctúan dependiendo del momento, por lo que no me puedo definir, pero si tienen algo en común es la valentía.  


 ¿Cuándo, cómo y por qué tomas conciencia de que te quieres convertir en artista y hacer de la fotografía el centro de tu vida?

 

El artista nace con el don para comunicar y hacerse entender en todos los idiomas, no decide o quiere ser, es algo innato. Y en cuanto a dedicarme a la fotografía, soy una pintora frustrada, así que la fotografía me facilitó el poder crear lo que me habría gustado pintar.

 

Mirando con perspectiva tu trayectoria profesional, ¿de los objetivos que te marcaste, ¿cuáles se han cumplido y cómo ha sido el proceso para conseguirlos? ¿Qué te queda por hacer?

 

En mi carrera todo ha sido trabajar y sacar de mi lo mejor, sin expectativas y lo demás me ha venido por sorpresa.

Lo bueno es que me queda mucho por crecer en todos los sentidos. 

¿Te sientes comprometida con tu tiempo y tu contexto artístico? Si es así en qué sentido aplicas ese compromiso.

 

Trabajo con temas que me inquietan en un momento, luego resulta que es un sentimiento común o un problema ecológico que salta a la palestra. El compromiso es más un acto de egoísmo en el que quiero que mi entorno esté sano a todos los niveles y no sólo lo aplico en el arte, es algo que va conmigo de siempre, a lo que uno la curiosidad del por qué de ciertos comportamientos humanos y el mío propio y de ahí salen las ideas de mis obras. Con el tríptico que eligió Fernando fue diferente; mi amiga Yolanda Relinque me propuso formar parte de un proyecto cuyo eje se centra en la emergencia de cambiar modos de consumo y respeto a la naturaleza, y en el cual ella interpreta las obras convirtiéndolas en joyas escultura, de ahí nació “Una historia humana de abejas”.

 Te sientes comprometid@ con tu tiempo y tu contexto artístico? Si es así en qué sentido aplicas ese compromiso.

Trabajo con temas que me inquietan en un momento, luego resulta que es un sentimiento común o un problema ecológico que salta a la palestra. El compromiso es más un acto de egoísmo en el que quiero que mi entorno esté sano a todos los niveles y no sólo lo aplico en el arte, es algo que va conmigo de siempre, a lo que uno la curiosidad del por qué de ciertos comportamientos humanos y el mío propio y de ahí salen las ideas de mis obras. Con el tríptico que eligió Fernando fue diferente; mi amiga Yolanda Relinque me propuso formar parte de un proyecto cuyo eje se centra en la emergencia de cambiar modos de consumo y respeto a la naturaleza, y en el cual ella interpreta las obras convirtiéndolas en joyas escultura, de ahí nació “Una historia humana de abejas”.

 

En el mundo actual, siglo XXI con Pandemia, ¿cómo has llevado y sigues llevando tanto a nivel personal como profesional esta etapa de confinamiento y “fin del mundo” tal y como lo hemos concebido hasta ahora? ¿Te influye en tu obra la crisis actual?

 

No veo la tele por lo que no me he enterado mucho de las noticias. El confinamiento lo viví de manera positiva, en un momento tuve la esperanza de que la pandemia nos iba a cambiar como el monolito de “Odisea espacial 2001”, mientras los humanos descansaban en su casa y meditaban en cómo se puede mejorar, como individuo y como miembro de la sociedad, pero el resultado está todavía por ver (espero). A nivel profesional y personal mi rutina es la misma; suelo estar confinada y la verdad es que he disfrutado mucho pasear con mi perra por las calles vacías.

Ahora mismo estoy trabajando a la vez en los fondos para una imagen que tengo en la cabeza desde los 17 años y en otro proyecto en el que vuelvo a hablar sobre el humano y su percepción equivocada del  mundo y la escala de valores.

¿Qué anécdota profesional relevante destacarías a lo largo de tu trayectoria?

 

 Tengo mucho respeto por mi obra, y por esto no he perdido el tiempo en exponer en sitios que no me iban a aportar nada, por lo que mi obra ha estado (y está) en espacios que me encantan.

 

¿Crees que el mundo del arte necesita un cambio? En qué sentido lo ves? ¿ Y en Andalucía qué se necesitaría para que los artistas tuviesen el poder que les corresponde socialmente?

 

El arte y la cultura ayudan a elevar la conciencia colectiva y a evolucionar como individuos; si no se les da la importancia que merece,  es porque no interesa.

¿ Qué supone para ti que el comisario Fernando Barrionuevo, te haya seleccionado para participar en la sede oficial de PHotoEspaña 2020 MECA?

 

Es un honor haber sido seleccionada por un comisario con tanta dedicación, respeto y amor al arte y que habla con conocimiento del artista. Para esta muestra las obras que he presentado forman parte  de la serie Una historia humana de abejas.

  

Y para finalizar envía un mensaje a la audiencia cultural y a los nuevos artistas que ahora se adentran en este sector.

 

Que  disfruten de lo que son y que hagan piña con otros artistas. Que hagan lo que sienten y que no se dejen influir por modas. Que sean sobre todo valientes y fieles a sí mismos. 

MECA Mediterráneo Centro Artístico

C/ Navarro Darax 11. 04003 Almería. España

M: +34 620 938 515 . M: +34 626 460 265  

 

meca@centromeca.com