Entrevista realizada por TqPlusArt a Belén Mazuecos. ARS VISITILIS III en MECA

La inserción de las mujeres en el sistema artístico, dista mucho de ser igualitaria respecto a la de nuestros colegas hombres, como puede comprobarse atendiendo a los datos concretos respecto a las diversas áreas de difusión y comercialización del arte.

¿Qué compromiso adquieres con el arte y para quién lo adquieres?

Mi compromiso con el arte tiene una doble dimensión, personal y social. Siempre he tenido vocación docente e investigadora y decidí orientar mi carrera al ámbito artístico. Compagino mi trabajo como personal docente e investigador en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada con la práctica artística. En ese sentido, trato de transmitir no solo conocimiento sino también mis propias experiencias a mis estudiantes. En ese sentido, mi investigación artística, se nutre y revierte en mi trabajo como docente.

Por otro lado, en los últimos años me he dedicado intensamente a la gestión universitaria asumiendo un fuerte compromiso en el ámbito de la extensión cultural (integrándome en el anterior equipo de gobierno de la Facultad de Bellas Artes de Granada como Vicedecana de Extensión Cultural durante 7 años, y actualmente, en el de la Universidad, como Directora del Área de Artes Visuales del Centro de Cultura Contemporánea del Vicerrectorado de Extensión Universitaria). Esta circunstancia me ha permitido aproximarme al ámbito de la gestión cultural, un espacio tremendamente estimulante y enriquecedor, transfiriendo la producción artística más allá de los umbrales universitarios, promocionando el arte emergente y conectándolo con la sociedad. 


Qué pasos quedan por andar en el mundo del arte para que la mujer alcance su posición? Comparado o no con otros contextos 

La inserción de las mujeres en el sistema artístico, dista mucho de ser igualitaria respecto a la de nuestros colegas hombres, como puede comprobarse atendiendo a los datos concretos respecto a las diversas áreas de difusión y comercialización del arte. Las mujeres hemos sido las eternas olvidadas del mundo social y, por supuesto, también del mundo artístico y sus circuitos, un ámbito -como el resto- tradicionalmente reservado al hombre. Sin embargo, el ambiente contracultural de finales de los 60 favoreció el auge del movimiento feminista y su consolidación en los 70 trajo aparejada una actitud de denuncia contra la exclusión de las mujeres del mundo del arte que está dando hoy sus frutos.

El arte de género ha ido desarrollando estrategias para denunciar la desigualdad en el mundo del arte en diversas direcciones: por un lado, la investigación y la apropiación de los nuevos medios como el vídeo o la performance–a los que las mujeres se incorporaron al mismo tiempo y en igualdad de condiciones respecto a los hombres- y la recuperación del artesanado frente al "Gran Arte", animado por un espíritu reivindicativo, como alternativa a la estructura comercial del arte donde la producción femenina no tenía lugar; Por otra parte, ha tenido lugar la incorporación de nuevos temas, con la introducción de un universo femenino lleno de experiencias personales (incluida la propia reflexión sobre el elitismo del mundo del arte y la exclusión de las mujeres) y de tabúes; Y, finalmente, también se han generado intervenciones públicas para demandar la inclusión de la “diferencia” en los canales de representación, así como la construcción de colectivos de presión y de redes culturales específicas (como los colectivos históricos Women Artists and Revolution (WAR) desde 1969, Ad Hoc Women Artists’committee desde 1970 (una ramificación de Art Workers’ Coalition) y Women in the Arts (1971); las revistas: Feminist Art Journal (1972-1977), Heresies, desde 1975 (con su propio diario desde 1977), Chrysalis: A Magazine of Women’s Cultura (1977-1980), Woman’s Art Journal (1980); o muestras emblemáticas como: Women Choose Women, celebrada en el New York Cultural Center en 1973.

            

¿Cuál es tu opinión acerca de la situación actual de la mujer en el arte?

Creo que la situación actual de la mujer en el arte sigue siendo desfavorable. Si echamos un vistazo solo al contexto universitario, podemos constatar como en la actualidad casi el 80% de los estudiantes de Bellas Artes son mujeres y son precisamente éstas las que obtienen expedientes más brillantes pero, paradójicamente, el mundo del arte continua siendo mayoritariamente masculino. Tradicionalmente, las mujeres han sido obviadas por la historia y la historiografía del arte… No obstante, cuatro siglos después de pioneras en el ejercicio profesional del arte como la pintora romana Artemisia Gentileschi, la situación ha mejorado sensiblemente aunque, lamentablemente, la participación de la mujer en el mundo del arte (en los distintos ámbitos y perfiles profesionales, ya sea artista, comisaria, crítica, conservadora, galerista o coleccionista), sigue siendo todavía minoritaria.

 

¿Has renunciado a algo por ser mujer y artista? ¿Hasta dónde estás dispuesta a hacerlo?

He renunciado a muchas cosas por mi carrera profesional, aunque no especialmente por el hecho de ser mujer. Evidentemente, la dedicación que exigen la práctica artística y la carrera docente en la Universidad (sobre todo si se compaginan) tiene un coste de oportunidad: te obliga a prescindir de otras dimensiones de la vida o, al menos, a destinar menos tiempo del que te gustaría. Por ejemplo, en mi caso, me obliga a invertir menos tiempo para disfrutar de la familia y del tiempo libre o cultivar las relaciones personales. En cualquier caso, no lo considero una renuncia sino más bien una opción vital que, afortunadamente, tengo la suerte de compartir con mi marido, que también es artista, por lo que se hace todo más llevadero.

 

¿Consideras que este tipo de proyectos solo para mujeres artistas tiene su razón de ser hoy en día ¿ Le dirías algo a aquellos/as que ironizan sobre estos programas?

Sí. Considero que aunque se ha avanzado mucho en la conquista de la paridad  en el mundo del arte, aún queda un largo camino por recorrer, por lo que iniciativas como Ars Visibilis, en el marco de la Bienal Miradas de Mujeres siguen siendo hoy día muy necesarias para visibilizar el trabajo de las mujeres artistas. En ese sentido, la asociación MAV-Mujeres en las Artes Visuales, está haciendo un excelente trabajo, así como todos los espacios que abrazan este macroproyecto vinculándose a su programación, como MECA Mediterráneo Centro Artístico. 


Homs. Óleo s/lienzo
Homs. Óleo s/lienzo

MECA Mediterráneo Centro Artístico

C/ Navarro Darax 11. 04003 Almería. España

M: +34 620 938 515 . M: +34 626 460 265  

 

meca@centromeca.com